Dudas Rhaegar

#1

Estamos aquí para comentar los POV de tu casa, los tokens iniciales y cuestiones mecánicas de gestión del subforo privado.

#2

Pues en principio mi único PoV debería ser Rhaegar.

Aparte quedan el pequeño séquito de caballeros leales sin ninguna obligación de gobierno que se supone que me acompañan allá donde voy, a los que les puedo encargar cosas puntuales. En este grupo entrarían en principio Myles Mooton y Richard Lonmouth (que son canon) y podríamos meter a algún dorniense para plasmar mi afinidad con Dorne.

#3

Tienes a Rhagegar, Elia Martell tu último PVO puede ser o Myles Mooton, Ser Arthur Dayne o Oswell Whent. Puedes elegir a uno de esos dos guardias reales, están contigo. Sí, puedes llevar a la Espada del Amanecer xD

#4

En mi opinión Elia la dejaba de lado y tomaba a Arthur Dayne y listo, no pasa nada por tener solo dos PoV. Si más adelante tiene sentido que tomes un tercer PoV pues lo tomas y listo.

#5

Yo también creo que Elia debería ser dejada a un lado. Pues entonces dame a Arthur Dayne, que se supone que es mi mejor amigo.

Si total, en la anterior partida de cuatro personajes que tuve en la práctica solo usé dos. No me gusta tener una baraja grande de personas a manejar.

#6

Pues está hecho, ahora te voy a poner el enlace a tu tabla de tropas, confírmame si la ves.

#7

Confirmo que está todo correcto.

#8

Rhaegar y Ser Arthur Dayne

Hazme una descripción física y personal de los dos y los ponemos en la lista, cúrratela que quizás sean los dos mejores personajes de la partida xD

#9

Tras mirar el mapa no falta ningún asentamiento importante de mis vasallos, aunque he de hacer algunas puntualizaciones:

  1. Entre mis vasallos también se encuentra la Casa Rambton, que es vasalla de Sunglass. Ignoro si lo habréis tenido en cuenta a la hora de colocar las tropas, aunque bien es cierto que es una casa de caballería y seguramente estén a mismo nivel que otros caballeros hacendados de la Casa y sin nombres conocidos.
  2. En la isla de Marcaderiva no está presente el pueblo/ciudad portuaria de Casco. Es una localización que se introdujo en El Mundo de Hielo y Fuego, aunque no hay ningún mapa especificando su localización. Puede que sea debido a su escasa importancia.
  3. Siguiendo en la isla de Marcaderiva, también nos podemos encontrar las ruinas de Villaespecia, una localidad arrasada durante la Danza de los Dragones.

Teniendo en cuenta lo pequeña que es la isla entendería que no colocaséis nada más en ella pues al margen del trasfondo del continente no es que aporte demasiado. Ahora, yo os lo comento.

#10

Sobre Casco pues decidí no ponerla por su escasa importancia. En Marcaderiva habrá varios pueblos, no necesitamos que estén en el mapa. Siempre hay un pueblo cerca cuando lo necesitas, xD

Las ruinas … pues lo mismo, no son especialmente relevantes. Aunque quizás las podría añadir en el mapa. Me lo apunto.

Sobre la casa Rambton como has dicho es una casa pequeña, con ponerla en la lista de vasallos como que sirven a los Sunglass debiera ser bastante.

#11

También está Marea Alta, ese sí que lo tienes representado con un ejército.

Por todo lo demás de acuerdo con lo que se ha concluido.

#12

Te dejo la preview de Rhaegar Targaryen para que veas como va a ir la redacción de personajes. Cualquier detalle o tema que quieres que me explaye, coméntamelo.

Rhaegar Targaryen

Rhaegar Targaryen, príncipe de Rocadragón

Tiene una canción. Es el príncipe que fue prometido, y suya es la Canción de Hielo y Fuego. Debe haber uno más. El dragón tiene tres cabezas.

Con sus 22 años, Rhaegar Targaryen es una de las personas más importantes e influyentes de los Siete Reinos debido a su condición de príncipe heredero. Muchos son los hombres que revolotean a su alrededor, bien para buscar su favor, bien para tomar medida del que puede ser el futuro rey tras unos años.

Rhaegar cuenta con los rasgos típicos de la sangre de Valyria, “la sangre del dragón” de la que habla el vulgo: alto, de facciones y dimensiones de extraordinaria belleza, cabello de color plateado y ojos violeta. A excepción de sus detractores, todos los que han tratado al príncipe coinciden en considerarlo una persona digna del más absoluto de los respetos; pues no solo su presencia imponente y su voz de hierro inspiraban autoridad, si no también su sumo talento en todas las empresas en las que se embarcaba y su condición de caballero modélico. Debido innegable carisma del príncipe muchas son las amistades que ha cultivado el joven Targaryen. Entre las más notables se encuentran sus antiguos escuderos; ahora ya caballeros, Ser Myles Mooton y ser Richard Lonmouth; Lord Jon Connignton, el señor del Nido del Grifo, es sin duda su amigo más fogoso y arrojado. Pero no hay nadie que sea tan cercano al príncipe como ser Arthur Dayne, la Espada del Amanecer, considerado por muchos el caballero más virtuoso del reino.

A pesar de haber sido bendecido con innumerables virtudes que habrían sido motivo de dicha para el común de los mortales, parecía verse rodeado siempre de una pesada capa de melancolía. Como una pesada losa, Rhaegar cargaba con estoicismo sus grandes preocupaciones. Algunos decían que había nacido de luto, y en la corte la llamaban la “Sombra de Refugio Estival”, dada la afición del príncipe de pasear entre las ruinas de aquel funesto castillo. No ha habido doncella o dama de los Siete Reinos que no haya llorado tras escuchar las trágicas historias que arrancaba a la cuerda de su arpa, inspiradas sin duda por entre las otrora hermosas paredes de la residencia estival de los Targaryen.

En los últimos tiempos, la corte ha quedado dividida en dos facciones. Una, la del monarca reinante, Aerys II, formada principalmente por hombres que aprovechándose de la locura del rey han medrado satisfaciendo sus caprichos y aplaudiendo sin titubear todas sus decisiones; pues como todo el reino sabe, El Rey Loco es sumamente generoso con quienes le agradan. La opuesta está formada por los partidarios del príncipe Rhaegar, que buscan poner coto a la locura de su padre. Muchos son los que ven al joven Targaryen como la única esperanza y solución que le quedan a los Siete Reinos, y muchos son los que le han invitado a tomar la corona por la fuerza para restablecer el orden, más el príncipe de Rocadragón sigue resistiéndose a la idea. A pesar de que el hombre alegre y encantador que era su padre partió hace mucho, Rhaegar lo sigue queriendo y el príncipe busca una transición de poder pacífica que sea lo menos traumática posible para su progenitor.

Ante el príncipe de Rocadragón se plantean dos titánicas tareas. La más apremiante, apartar del poder a su padre para protegerlo de su propia locura y evitar que siga dañando el prestigio de su Casa y la estabilidad del continente. La segunda, y no menos importante, asegurar traer al mundo al Príncipe que fue prometido para evitar la destrucción del mundo tal y como se conoce, pues la amenaza es mucho más cercana de lo que se piensa, como bien sabía Aegon V. El destino solo puede conducir a este hombre a la mayor de las glorias o a la más dolorosa tragedia. Sólo los dioses saben qué camino será el que terminará tomando.

#13

Algo así estaría bien, de extensión. Puedes explayarte más en el roleo que te pedí sobre él para los relatos prepartida.

#14

Mola pero … quizás añadir algo sobre la obsesión de Rhaegar con las profecías, todo indicaba que él era el príncipe que fue prometido (lo que explica parte de la paranoia de su padre) y, al menos se intuye, que esa es parte de la razón por la que secuestra a Lyanna (Hielo y Fuega, blah, blah, blah …)

#15

Os dejo ya en principio la versión definitiva de los personajes, he añadido lo que me has comentado, hammer, como siempre cualquier detalle me comentáis. Por otra parte, no sé si es que soy borrego o no tengo permisos pero sobre los post wiki: o no me deja editarlos, o no sé donde está el comando de rigor.

Rhaegar Targaryen, príncipe de Rocadragón

Tiene una canción. Es el príncipe que fue prometido, y suya es la Canción de Hielo y Fuego. Debe haber uno más. El dragón tiene tres cabezas.

Con sus 22 años, Rhaegar Targaryen es una de las personas más importantes e influyentes de los Siete Reinos debido a su condición de príncipe heredero. Muchos son los hombres que revolotean a su alrededor, bien para buscar su favor, bien para tomar medida del que puede ser el futuro rey tras unos años.

Rhaegar cuenta con los rasgos típicos de la sangre de Valyria, “la sangre del dragón” de la que habla el vulgo: alto, de facciones y dimensiones de extraordinaria belleza, cabello de color plateado y ojos violeta. A excepción de sus detractores, todos los que han tratado al príncipe coinciden en considerarlo una persona digna del más absoluto de los respetos; pues no solo su presencia imponente y su voz de hierro inspiraban autoridad, si no también su sumo talento en todas las empresas en las que se embarcaba y su condición de caballero modélico. Debido innegable carisma del príncipe muchas son las amistades que ha cultivado el joven Targaryen. Entre las más notables se encuentran sus antiguos escuderos; ahora ya caballeros, Ser Myles Mooton y ser Richard Lonmouth; Lord Jon Connignton, el señor del Nido del Grifo, es sin duda su amigo más fogoso y arrojado. Pero no hay nadie que sea tan cercano al príncipe como ser Arthur Dayne, la Espada del Amanecer, considerado por muchos el caballero más virtuoso del reino.

A pesar de haber sido bendecido con innumerables virtudes que habrían sido motivo de dicha para el común de los mortales, parecía verse rodeado siempre de una pesada capa de melancolía. Como una pesada losa, Rhaegar cargaba con estoicismo sus grandes preocupaciones. Algunos decían que había nacido de luto, y en la corte la llamaban la “Sombra de Refugio Estival”, dada la afición del príncipe de pasear entre las ruinas de aquel funesto castillo. No ha habido doncella o dama de los Siete Reinos que no haya llorado tras escuchar las trágicas historias que arrancaba a la cuerda de su arpa, inspiradas sin duda por entre las otrora hermosas paredes de la residencia estival de los Targaryen. Por supuesto, los rumores estaban muy alejados de la realidad.

Desde que conoció el triste el relato, a Rhaegar siempre le fascinó como murió su bisabuelo Aegon. Poco tiempo pasó hasta que cayeron en sus manos las mismas profecías que el viejo monarca escuchó en los últimos días, y poco tiempo pasó hasta verse absorbido por ellas. Aegon quiso traer de vuelta a los dragones no sólo para implementar sus reformas a favor del vulgo, si no también para prepararse contra la amenaza que -pensaba- se avecinaba, la inminente Larga Noche. A su abuelo Jaehaerys le predijeron que de su linaje nacería el Principe que fue prometido, aquel que debía comandar a la humanidad en tal aciaga hora. El príncipe de Rocadragón piensa igual y cree que es de suma importancia que la profecía se cumpla.

En los últimos tiempos, la corte ha quedado dividida en dos facciones. Una, la del monarca reinante, Aerys II, formada principalmente por hombres que aprovechándose de la locura del rey han medrado satisfaciendo sus caprichos y aplaudiendo sin titubear todas sus decisiones; pues como todo el reino sabe, El Rey Loco es sumamente generoso con quienes le agradan. La opuesta está formada por los partidarios del príncipe Rhaegar, que buscan poner coto a la locura de su padre. Muchos son los que ven al joven Targaryen como la única esperanza y solución que le quedan a los Siete Reinos, y muchos son los que le han invitado a tomar la corona por la fuerza para restablecer el orden, más el príncipe de Rocadragón sigue resistiéndose a la idea. A pesar de que el hombre alegre y encantador que era su padre partió hace mucho, Rhaegar lo sigue queriendo y el príncipe busca una transición de poder pacífica que sea lo menos traumática posible para su progenitor.

Ante el príncipe de Rocadragón se plantean dos titánicas tareas. La más apremiante, apartar del poder a su padre para protegerlo de su propia locura y evitar que siga dañando el prestigio de su Casa y la estabilidad del continente. La segunda, y no menos importante, asegurar el nacimiento del Príncipe que fue prometido para evitar la destrucción del mundo de los hombres tal y como se conoce. El destino solo puede conducir a este hombre a la mayor de las glorias o a la más dolorosa tragedia. Sólo los dioses saben qué camino será el que terminará tomando.

Arthur Dayne, hermano juramentado de la Guardia Real

Todos los caballeros deben sangrar, Jaime. La sangre es el sello de nuestra devoción.

A sus 23 años, Ser Arthur Dayne es el caballero más joven de los que componen la Guardia de Real de Aerys, y no por ello es más pequeña su leyenda. En su haber se encuentra haber sido campeón del torneo que se celebró en Lannisport en el año 276 DC, así como haber sido finalista del torneo celebrado en Bastión de Tormentas. Aunque su logro más reciente y memorable ha sido la derrota de la Hermandad del Bosque Real, con la que además de ganar fama por todo el continente se ganó el aprecio del pueblo llano, al que trató siempre con respeto e intercedió sus peticiones ante el mismo rey. Por todo ello, algunos bardos han comenzado a ver a Ser Arthur como la quintaesencia de la caballería, y no son pocas las canciones que lo tienen como protagonista.

A pesar de que Ser Arthur ha heredado los mismos hechiceros ojos púrpuras de su hermana Ashara, no es ni mucho tan apuesta como ella. Sus cabellos son morenos, cortos y bien recortados, al igual que su barba, y es alto y corpulento, aunque no tanto como el Toro Blanco. Debido a que porta la heredad ancestral de su familia, la espada Albor, es conocido también por su título de “Espada del Alba”. Si su dominio de la espada no es el mejor de los Siete Reinos, sin duda se encuentra entre los mejores. A pesar de su destreza y sus logros, es una persona extraordinariamente humilde. Por su conversación fácil, cortés y agradable Dayne es apreciado entre los que le rodean.

Ser Arthur es el confidente más cercano del príncipe Rhaegar, y es uno de los motivos por los que el rey Aerys, alentado por su cohorte de aduladores, ha empezado a desconfiar de él. Si bien es cierto que el caballero blanco es conocedor de los planes de Rhaegar y está de acuerdo en actuar, pues considera que ha llegado el momento de proteger al rey de sus propios demonios; sigue teniendo algunas reticencias, pues sabe que de seguir este camino es más que probable que tenga que enfrentarse a los que ahora son sus hermanos. Si no fuera por su absoluta confianza en la buena voluntad del príncipe, es posible que nunca hubiera albergado estos sentimientos.

#16

Bien, siguiente paso. Tokens:

Propuesta de Tokens para Rhaegar:

  1. Rhaegar Targaryen (guerrero/general/diplomático)
  2. Príncipe de los Siete Reinos (diplomacia)
  3. Elía Martell (intriga y diplomacia)
  4. Ser Oswell Whent (general/guerrero)
  5. Ser Arthur Dayne (guerrero/diplomático)
  6. Riqueza de Rocadragón
  7. Grandes escuderos (guerreros/diplomáticos)

Esto es lo que yo había pensado, además según la situación podrías tener acceso a los tokens de tu padre realizando una de las misiones que está en las reglas. Lo de los grandes escuderos lo puedes cambiar directamente por los otros dos colegas que tiene Rhaegar y añadir tantas propuestas como desees. Además, seguro que el Máster Loco te propone más cosas. Let’s go.

#17

El master loco propone el rasgo “El príncipe que fue prometido”, que se puede usar en cualquier misión que vaya de cumplir profecías y demás.

#18

Honestamente no se me ocurre nada más, así que por ahora dejaría la lista así. Ya les pondré una breve descripción más adelante.

  • Rhaegar Targaryen
  • Elia Martell
  • Ser Oswell Whent
  • Ser Arthur Dayne
  • Ser Richard Lonmouth
  • Ser Myles Mooton
  • Riqueza de Rocadragón
  • Príncipe de los Siete Reinos
  • El príncipe que fue prometido
#19
  • Rhaegar Targaryen
  • Ser Oswell Whent
  • Ser Arthur Dayne
  • Ser Richard Lonmouth
  • Ser Myles Mooton
  • Riqueza de Rocadragón
  • Príncipe de los Siete Reinos
  • El príncipe que fue prometido

Te quitamos a Elia, es PoV de Jaime, todo lo que quieras de tu mujer le comentas al granaino.

#20

Incluyendo roleos íntimos narrados a dos voces, quiero oír la voz cazayera de Jaime interpretando a Elia