Misión 48: El Guardían del Este

PoV: Yohn Royce

Movimiento: Puerto Gaviota - Invernalia

Mapa:

Ejércitos:

  • 1 de Aguasrecias (Alzado) grupo AZUL [Arqueros +1, Caballería +1, Leva, Marinos] FUE: 14
  • 1 de Guijarro (Alzado) grupo AZUL [Arqueros +1, Caballería +1, Leva] FUE: 14
  • 1 de Hogar (Alzado) grupo AZUL [Arqueros +1, Caballería +1, Leva] FUE: 14
  • 1 de Isla de la Bruja (Alzado) grupo AZUL [Arqueros +1, Caballería +1, Leva] FUE: 14
  • 1 de Los Senos (Alzado) grupo AZUL [Arqueros +1, Caballería +1, Leva] FUE: 14
  • 1 de Torre Gaviota (Alzado) grupo AZUL [Arqueros +1, Caballería +1, Leva] FUE: 14
  • 1 de Villahermana (Alzado) grupo AZUL [Arqueros +1, Caballería +1, Leva, Marinos] FUE: 14

Tiempos:
13 + 4 Mar = 52 horas

Desde Puerto Blanco hasta Invernalia
Un ejército de tamaño 7 necesita un día y 12 horas para ir desde Puerto Blanco hasta Invernalia

  • 4 hexágonos de caminos, a marcha normal en 28 horas
  • 1 hexágono de llanuras, a marcha normal en 8 horas

Total: 88 horas + 6 embarque + 16 desembarque = 110 horas

Rol:

El viento frío soplaba con fuerza desde el mar mientras Yohn Royce, el nuevo Gran Mayordomo del Valle del Arryn, observaba desde la proa de su barco. A su alrededor, una flota de imponentes naves de guerra surcaba las aguas desde Puerto Gaviota, llevando a bordo a siete mil hombres valientes del Valle, todos listos para enfrentarse a la amenaza que se cernía sobre los Siete Reinos desde el Norte.

Los barcos, con las velas desplegadas y ondeando los emblemas de las casas nobles del Valle, avanzaban con determinación hacia Puerto Blanco. El cielo gris y la espuma del mar acompañaban la solemne marcha, reflejando la gravedad de la misión que tenían entre manos. Yohn Royce, con su armadura brillante y la capa ondeando al viento, no podía evitar sentir el peso de la responsabilidad sobre sus hombros. Sabía que el destino del mundo conocido podría depender del éxito de esta empresa.

Al llegar a Puerto Blanco, la ciudad costera les recibió con los muros altos y los banderines de los Manderly ondeando en lo alto. Los habitantes, conscientes de la gravedad de la situación, se reunieron en los muelles para observar la llegada de la flota del Valle. Los guerreros desembarcaron rápidamente, y tras una breve parada para abastecerse y descansar, se prepararon para la siguiente etapa de su viaje.

El camino hacia Invernalia fue arduo. A medida que avanzaban, el frío se volvía más intenso y la nieve cubría los caminos, dificultando el avance de los hombres y los caballos. Sin embargo, la determinación de Yohn Royce no flaqueó. Con su liderazgo firme y sus palabras de aliento, mantuvo alta la moral de sus tropas. La figura imponente de Invernalia se erguía en el horizonte, un faro de esperanza y un recordatorio del propósito que los guiaba.