Mision XXVII: El Príncipe contra el Borracho

cerrada
#1

Avanzas por el Camino Real en dirección a Harrenhall. A varias jornadas de la plaza, cuando hacía medio día que pasabais por el Cántaro, vuestros exploradores os traen continuos informes de pequeñas escaramuzas en las cercanías del bosque del Ojo de Dioses. Vuestro ejercito forma para la batalla a lo largo de la explanada que conforma el camino real. Poco más de 10.000 hombres se fortifican en la zona ligeramente boscosa al oeste del camino, no estás en una zona accidentada pero sí que te sitúas en la parte más honda de un pequeño “valle”, una planicie cóncava, como correspondería a un camino vaya.

Avanzas, retrocedes o mantienes posición?

#2

Avanzo y presentamos batalla.

#3

Desde el bosque aparecieron las líneas de infantería de la Tormenta, hombres veteranos y curtidos que ya habían mostrado su valía en batalla, hombres de las casas Baratheon, Penrose, Swann, Fell y otros. Ante cualquier otro enemigo la batalla habría terminado antes de empezar, los elefantes de la Compañía Dorada habrían quebrado cualquier línea de batalla y un ejército tres veces superior habría barrido los restos. Nada más lejos de la realidad, muchos de los paquidermos fueron devueltos, causando estragos es sus propias líneas, desde el bosque llovían flechas y salían cada vez más hombres, infantes que se fijaban al terreno como una muralla. Sufrieron lo indecible las tropas de Marea Alta, Las Astas y Piedratormenta. Únicamente la pericia de Lord Randyl Tarly y el coraje que inspiraba en las tropas los envites de Ser Barristan Sylme mantenían la moral lo suficientemente alta para seguir combatiendo.

Pronto quedó patente la estrategia del joven Baratheon. Solo debía resistir, sus hombres podrían contener el centro de la batalla mientras él y sus tropas de élite cargaban trataban de dar caza al Príncipe Rhaegar, aquella batalla no era más que una distracción, un cebo para la presa de un cazador. La caballería de Bastión arrasó las tropas de Canto Nocturno, en una venganza personal del propio Robert que destrozaba en el choque la clavícula de Lord Bryce Caron. Desde el otro lado de la batalla su hermano, Stannis, se probaba como un magnífico comandante, obligando una y otra vez a retraoceder a las tropas del Nido del Grifo.

Finalmente, Lord Robert Baratheon conseguía alcanzar las posiciones de retaguardia del enemigo. Junto a Balon Swann habían combatido desde hacía días, matando exploradores y observando el avance del enemigo. Los lazos de amistad forjados entre ambos eran evidentes y en el campo de batalla la sonrisa de Robert era evidente, deseaba volver a pelear junto a un amigo. Los supervivientes afirmaron escuchar bramar al joven señor: Vamos Ned, matemos a ese hijo de puta. El choque fue brutal, el Príncipe Rhaegar fue derribado de su caballo a golpe de martillo y el guerrero de Yelmo de Piedra observó con ávidos ojos su presa, por unos pocos segundos observó el futuro, las canciones que se compondrían del mejor guerrero que se sentaría a la izquierda del Rey Robert. Su sonrisa se hacía más y más grande, a penas unos metros más y el joven dragón sería historia. Alzó su espada para asestar el golpe final, mas sería el último golpe que asestaría. Todo pasó en apenas unos instantes. Como si de un héroe se tratase, como llegado desde las mismísima Edad de los Héroes, Ser Jon Connington, el caballero exiliado, el caballero del pueblo, arremetía contra el verdugo de su amado atravesando su pecho de un lanzazo. Localizado un caballo asistió a su príncipe, dándole una oportunidad más de luchar por el Reino con el que soñaba.

(Inserte aquí roleo entre Jon y Rhaegar) - tras sus palabras Jon Connington asiste el flanco en el que Stannis está derrotando las tropas de Ronald y con su llegada se invierten las tornas.

La furia del venado era indecible, había rozado el éxito y ahora su amigo yacía muerto a escasos metros de él. El cadáver de su querido amigo Ned, frente al hombre que había yacido con su amada. La ira desenfrenada desplazó a la calculada pasión con la que generalmente Lord Robert Baratheon era capaz de destrozar a cualquier enemigo en combate singular, solo había sido derrotado una vez y el hombre al que se enfrentaba no era ni la sombra de Lord Gerold Hightower. Pronto tendría el cráneo del dragón entre sus manos y el trono en su trasero, su amigo le perdonaría y la joven loba caería rendida ante sus pies, ante los pies del nuevo rey de Poniente.

La batalla se detuvo por completo ante la visión del cadáver. Los pocos hombres que quedaban vivos huyeron y fueron echos cautivos o masacrados tras ver caer al guerrero al que ellos consideraban inmortal. Lord Robert Baratheon yacía sin vida a los pies de Rhaegar Targaryen.

El ejercito Baratheon es aniquilado, Stannis Baratheon es hecho prisionero. El cadáver de Lord Randyl Tarly también es encontrado en el centro de la batalla aplastado por un elefante muerto.

Pierdes unos 3.600 hombres. Te pongo las bajas en la tabla.

#4

Bien, ya he comprobado más o menos todo. Cosas a hacer:

— aceptar la jura de lealtad de Stannis Baratheon. Ver cuantos de sus señores vasallos le siguen y ver cuantas tropas de su maltrecho ejército podemos reorganizar.
— coger los cadáveres de Robert y Randyll y llevarlos con una escolta a Desembarco del Rey. Ahora hablaré con hammer a ver si tiene un ejército con numeroso -3 o numeroso -4 para que prescinda de él.

En cuanto pueda te actualizo el token perdido. Por lo demás, seguimos a Harrenhal.

#5

No es necesaria la escolta, el camino lo has vigilado, acabas de recorrerlo.

No ha sobrevivido nadie de la tormenta, ha sido una masacre y los escasos supervivientes o escapan o no juntan ni un ejercito, a priori, si Stannis quiere hacer una misión para organizar algo con los capturados y penianando la zona…de momento el es lo unico que sacas wn claro.

#6

Acaban de decirme que hay Lannisters en Atranta. Cambio el rumbo ahí, vencer a Lord Tywin es mucho más importante que vencer a unos cuantos Starks y Tullys que hay en Harrenhal.

#7

Esto me la ha puesto dura. Vere cusndo llegue a casa cuando llegas.