Mision 41. El kraken en el Faro

PoV
Leyton Hightower

Token
Lord Leyton
Garth Hightower (Caballero más destacado de la casa tras la muerte de Baelor)
Riqueza del Faro
Leyton el dorado (agotado)
Antigua, ciudad del conocimiento
La Ciudadela

Misión
Preparar la ciudad de Antigua para la llegada de la Flota del Hierro.
Tropas disponibles en Antigua:

Tipo Rasgos Señor Clase
Ejército “Guarida de la Ciudad”, Pesado +1, Veterano +1 Hightower Leva
Ejército “Guarida de la Ciudad”, Pesado +1, Veterano +1 Hightower Leva
Ejército Tyrosh Mercenario
Ejército Tyrosh Mercenario
Ejército Tyrosh Mercenario
Ejército Mullendore Leva
Ejército Bulwer Leva
Ejército Cuy Leva
Flota Buque insignia: “Honor de Antigua”, Galeras Hightower Leva
Flota Galeras Numeroso -3 Hightower Leva
Flota Dromones Hightower Leva
Flota Dromones Numeroso -1 Hightower Leva
Ejército Ligero +2, Marineros, Numeroso -4, Veterano +3 Hightower Leva
Ejército Ligero +2, Marineros, Numeroso -4, Veterano +3 Hightower Leva
Ejército Ligero +2, Numeroso -3, Marineros Hightower Leva
Ejército Ligero +2, Numeroso -3, Veterano +1, Marineros Hightower Leva
Ejército Bisoño+2 Ligero +2 Hightower Sangrado
Ejército Bisoño+2 Ligero +2 Hightower Sangrado
Ejército Bisoño+2 Ligero +2 Hightower Sangrado

Tanto a los barcos como a los marineros hay que contar que son números de cuando fueron desconvocados a 30/01 (no edito la tabla). No estoy seguro pero imagino que algo habrán recuperado.

Roleo
Tras la respuesta del hijo de Quellon y de recibirla Lord Leyton este salió tranquilo de las habitaciones asignadas al Lord Segador de Pyke. No quería mostrar el más mínimo atisbo de sentimiento ante aquel hombre. Lo respetaba, sí, pero la sangre era la sangre y sus hijos venían hacía su tierra con la mayor flota que se podía reunir.

Una vez alejados Lord Leyton puso rumbo a la sala de guerra. Allí se había reunido con sus capitanes demasiadas veces en los últimos tiempos. Empezaba a estar cansado, empezaba a estar agotado de todo aquello. Un padre que había enterrado a uno, quizás dos de sus hijos. No había mayor pesar para un hombre que ese.

Sin embargo no pudo turbarse demasiado, los capitanes de Antigua empezaban a entrar en la sala y Lord Leyton carraspeó irguiendose en su asiento como si el mundo estuviera a sus pies. - Caballeros, habéis sido fieles hasta este momento frente a toda amenaza que nos ha sobrevolado, pero esta vez viene la mayor que hemos conocido en nuestro tiempo. La Flota del Hierro al completo viene hacía Antigua - los murmullos fueron generalizados. A nadie se le escapaba que a pocos metros de allí estaba el señor de Pyke. - Se lo que pensáis pero no es lo que creeis. habéis confiado en mi hasta ahora y quiero que lo hagáis una vez más. Formad a los hombres, preparad las murallas, aprovisionar bien la ciudad y no dejéis un solo alimento para esos malnacidos en toda la zona. Preveo que la cosa no ira bien y sufriremos un asedio. Hemos de prepararlo. Enviad un mensaje a la Ciudadela, quiero sus mejores diseños para los nuevos escorpiones que construiremos. Que cada carpintero y cada herrero, constructor o lo que sea, da igual, que todos dejen sus trabajos y empiecen a seguir vuestras ordenes. Quiero escorpiones preparados, catapultas, arcos, flechas lanzas y espadas para armar a cada hombre de esta ciudad. - Hizo una señal con su mano y varios capitanes se fueron, tenían multitud de órdenes que cumplir y no iba a ser sencillo, el tiempo apremiaba.

En cuanto a vos, id a la Ciudadela, buscad todo lo que se os ocurra, diseños de armas de asedio y defensa, formas de reforzar las entradas o incluso podéis enviar cuervos a los Florent, los Tarly y todos aquellos que en algún momento nos apreciaron. Esta será la batalla de nuestra vida mi buen maestre, y vamos a estar preparados - le ordenó Lord Leyton antes de levantarse en su asiento y quedarse solo en el salón de la guerra. Esperaba que con las medidas defensivas y las tropas disponibles dispuestas fuese suficiente, pero conocía el número de la flota que se avecinaba, un mar de velas, uno inmenso, y eso hacia dudar a cualquiera.

Objetivo
Reunir cuantas tropas se pueda en Antigua, asi como preparar la ciudad para un ataque inminente.

Ruta + Tiempos de movimiento

Urls a otras misiones relacionadas




Misión 36. Cambiacapas (Habria que resolverla)

Misión 7. Día de mercado (por si se cuelan espias)

@Rafael Te pongo aquí la tabla con todas las tropas. Me queda la duda de si puedo meter las que sobrevivieron en Atranta. Si es así me gustaría convocarlas también. Quedo a la espera de que me digas. Además no se si las flotas y marineros deberían ser actualizados pero eso te lo puse arriba asique no me repetire. Cualquier duda o cosa extraña que veas me dices.

No, los desconvocados por Rhaegar no pueden participar en esta batalla, a efectos “prácticos” es como si estuvieran destruídos.

Cuando tu embarcación se encamina hacía la entrada del Canal de los Susurros pronto es obvio que los isleños han roto su palabra y que se dirigen en tropel hacia la ciudad. Tienes tiempo de sobra para alertar a la ciudad y armar su defensa.

Tu flota forma un embudo frente al puerto, una barrera infranqueable tripulada por marineros expertos, ya curtidos en las luchas contra la flota de Euron Greyjoy. Decenas de barcolunegos se hundirían frente a las orgullosos buques de la Ciudad del Faro, muchos señores isleños cayeron y por un instante Lord Leyton, desde su habitación en lo alto del Faro pensó que su ciudad jamás caería. Un espejismo, tras horas el cerco se rompió y uno a uno los barcos fueron hundidos y los isleños, como infernales servidores del Desconocido tomaban las playas y el puerto.

La lucha en las murallas fue enconada, más de 20.000 hombres armados con hachas y otros utensilios de navegación se agolpaban y trataban de desbordar a los defensores trepando por garfios, usando rudimentarias escalas y bombardeando los sectores más cercanos al mar con las escasas armas de asedio que podían transportar el las mayores embarcaciones de la Flota del Hierro.

El puerto calló y de las llamas surgió un infernal Euron Greyjoy, decapitando a Lord Cuy y rebanando una mano del Príncipe Mor de Tyrosh, cuyos mercenarios mantenían la lucha en los aledaños del puerto. Garth Hightower, al mando de los pocos campesinos que habían sobrevivido al largo asalto se encaminaron a decapitar a aquel demonio que amenazaba con borrar a su familia del recuerdo de Poniente. Apenas unos pocos centenares habían sobrevivido de los casi tres millares que durante semanas fueron llegando a la ciudad, forzados a tomar las armas por Lord Leyton, forzados a combatir si no lo querían perder todo. Habían sobrevivido los más adultos de entre los jóvenes y los más jóvenes de entre los viejos y armados con los pertrechos de sus compañeros caídos presentaban una escolta que en nada tenían a la todo poderosa Guardia de la Ciudad, que con volutad y disciplina férrea mantenía la batalla en todo el perímetro de la ciudad.

El combate duró escasos minutos, el joven hijo menor de Lord Leyton no era rival para Euron y pese a devolver dos o tres envites pronto cayó al suelo, frente al alfanje de aquel hombre con los ojos inyectados en sangre.

¡Detente! La voz había surgido de entre la multitud. Con una tranquilidad absoluta avanzaba entre embites de espadas y cadáveres Lord Quellon Greyjoy, dispuesto a detener al más indomable de sus hijos. ¡Detente Euron! Eres el mejor de mis hijos y el peor a la vez, traerás la desgracia y la muerte a nuestras islas. ¡Mira hacia el futuro Euron! Las siguientes palabras que intercambiaran padre e hijo serían inaudibles par los hombres que morían a su alrededor, pero sí lo serían las últimas.

  • ¡Yo soy el futuro!, padre - tras este último y condenatorio grito caía el cuerpo del Lord Segador de Pyke, apuñalado en las entrañas por su propio hijo.

Lo que sucedió después aún nadie se lo explica, pero los que trabajan en la reconstrucción de las murallas tardarán mucho en olvidar como los mismos Hijos del Hierro que se los llevaban a la tumba llegaron para salvarlos. Un grupo, liderado por Victarion Greyjoy llegó para detener el ataque, por unos instantes se enfrentaron ambos hermanos y solo la obvia derrota de los hijos del hierro, confundidos ante tremendo espectáculo, evitó que Euron Greyjoy acabara con la vida de otro miembro de su familia.

Por fin los isleños se retiraron. Nadie volvió a ver a Euron, que seguido por sus más leales, no volvería a la embarcación de su hermano para ser encadenado de nuevo, se internó en lo más profundo del Mar del Ocaso.

** Las bajas las tienes en la tabla. Has perdido unos 6.000 hombres, los isleños más de 10.000. Sentíos a gusto de rolear más allá con estos parámetros, Fulkin tiene más info de lo que realmente a sucedido, sorprended al resto del foro con una historia guapa en 2 o 3 roleos. Fulkin tiene muchos de como se ha tramado este conflicto entre hermanos. Algo tuyo de estos últimos meses y algo final vuestro que adorne y le de más contenido a lo mío y quedará genial.